viernes, octubre 20, 2017

Mini ha decidido dar un paso adelante y combatir con sus mismas armas el dominio de Peugeot en el Rally Dakar.

 

En la próxima edición de la prueba sudamericana, que arrancará el 6 de enero en Lima, la marca alemana contará con una unidad de dos ruedas motrices adaptada al reglamento FIA para 2018 (que buscará acercar las prestaciones de los 4×4 a la de los buggies que han dominado los dos últimos ańos).Mini ya había experimentado con este tipo de coche en los dos últimos ańos: uno de ellos incluso corrió el Dakar 2015 (con poco éxito) y el otro disputó varias pruebas en 2016 con Jutta Kleinschmidt al volante. Pero en ambos casos fueron apenas aproximaciones al concepto de las dos ruedas motrices, con poco presupuesto y el único objetivo de valorar las posibilidades de futuro de ese tipo de coches. Sin embargo, en el buggy del Dakar 2018 Mini ha puesto toda la carne en el asador, también en cuanto a inversión técnica y económica, como demuestra que para su desarrollo técnico está recibiendo apoyo de fábrica. El coche que participará en el próximo Dakar tendrá la imagen y el logo de Mini, aunque con un aspecto “innovador”, según ha podido saber MARCA.

Está previsto que el nuevo coche empiece a rodar a finales de este mes de agosto y ejecute un amplio programa de test de aquí al inicio del Dakar. No competirá antes de la cita sudamericana ya que estará construido según el reglamento técnico FIA 2018 y a poco que sea competitivo marcará el futuro camino de Mini en el Dakar.

 

Con un piloto Top
Otro detalle que habla de la ambición de Mini para este proyecto es la de los nombres que han barajado para pilotar el buggy. El sueńo de Sven Quandt, propietario del equipo X-Raid que construye los Mini, era que Carlos Sainz asumiese su desarrollo, pero el madrileńo (que llegó a visitar la sede de X-Raid para conocer los detalles del proyecto) optó por continuar un ańo más con Peugeot.

(con quien ya ganó el Dakar 2014), aunque también Toyota sigue muy interesada en cerrar su continuidad y está tratando de convencer por todos los medios al de Folgueroles.

 

Precisamente la marca japonesa estuvo muy cerca de pasarse a los buggies el ańo pasado, pero después de construir el coche y anunciarlo para el Dakar 2017 se encontró con problemas de desarrollo tan importantes que les hizo renunciar a su participación.

 

Fuente: Diario Marca
Foto: FB Jutta Kleinschmidt

Facebook Comments

0 Comments

Leave a Comment

Comentarios recientes

    FOLLOW US

    GOOGLE PLUS

    PINTEREST

    FLICKR

    INSTAGRAM

    Advertisement

    img advertisement

    Archivies

    Social